Las nuevas mercancías tienen cualidades especiales…

Me refiero a la nueva moda que hay en publicidad de vender un producto con cualidades ‘humanas’. Si habéis leído bien. Ya no basta con dar una buena imagen de la empresa, que comercializa cierto producto, usando ‘palabras mágicas’  que ‘tanto’ venden o eso parece, por ejemplo: artesano, ecológico, natural, sin aditivos,… Ahora hay que humanizar el producto, he dicho bien, humanizar. Ya han sido varios anuncios donde lo he visto, sólo recuerdo el último, el de la marca de la vaca violeta y sus chocolates. Ahora resulta que cuando ves una tableta suya te inspira ternura, y yo pensando que la ternura la inspiraban los niños y cachorritos… Yo debo de ser un bicho raro porque veo una tableta y lo que me inspira principalmente es Gula, vamos que como buen goloso me apetece devorarla. Pero claro también decimos de los niños:  ‘que rico!!‘ , ‘comérselo a besos‘,… pero no lo decimos literal sino que son figuras literarias, pero en mi opinión no se puede comparar. Acaso si le dices a una tableta ‘que rica‘ te va a saber mejor, por decir algo, ¡no! Te va a dar igual hacerlo o no, en cambio el niño responde de alguna manera a lo que dices: sonríe, se asusta, te abraza,…

A ver si se enteran, buscamos algo sabroso o vistoso, según el tipo de producto, sin riesgos para la salud y al mejor precio, más aún como están las cosas. Es lo malo de este mundo consumista. Pero cuando nos paramos a pensar un poco en el futuro, nos gusta que todo lo que envuelve el producto, en el sentido más amplio de envolver, sea respetuoso con el planeta.

Conclusión (exagerada):  Lo próximo será que nos hagamos intimos amigos de su producto…

Anuncios