Oyendo la misma queja en el bus…

Ya son varias veces oyendo la misma queja, pero con distintas palabras. La queja: “La gente siempre se pone ocupando ‘dos asientos’ “ ó “No hay sitio para sentarnos porque se ponen separados”. Perdón por las frases reconstruidas de mala manera, para remediarlo intentaré poner en situación en las que las escucho. En un una parada intermedia se suben dos personas que van juntas y tienen la intención de buscar sitio para charlar, y se encuentran con que no hay ninguna par de asientos disponibles para ellas (si digo ellas, siempre se lo he escuchado a mujeres) y claro hay es cuando exponen su queja. En en ese momento en el que me enciendo porque la situación es surrealista e hipócrita, porque a saber si sube en el comienzo de ruta esa persona ‘quejica’ actuaría consecuentemente con lo que dice. Lo dudo…

Viendo como actúa la gente, me hace pensar que no va a ser de los que ayudarían a que no hubiese ese problema. Todos cuando subimos al autobús, metro, tren buscamos un sitio donde estar durante el trayecto, esto no es ninguna cosa nueva, pero una vez metidos en  dicha búsqueda queremos siempre tener la máxima comodidad. Si el tren esta lleno o a medias, no nos queda más que elegir uno de los pocos sitios disponibles y tener suerte que no se nos adelanten. He visto a muchas personas que si han visto un sitio en el vagón  se lanzan a por el como si les fuese la vida en ello, penoso pero cierto. Ahora vayamos a una situación aún más favorable, está casi vacío el vagón o el bus, ¿te vas a sentar al lado de alguien que no conoces teniendo muchos sitios libres? Lo dudo, aunque puede haber gente que lo haga sobretodo en el caso del autobús, por sentarse en las primeras filas para no marearse o no conociendo el trayecto para poder preguntar al conductor si es su parada, seguro que hay alguna causa más pero ninguna por caridad a que haya personas que viajen juntas. Además he visto muchas veces gente que se conocen y tienen muchos asientos disponibles sentarse individualmente pero cerca unos de otros.

Yo también me suelo sentar donde más cómodo esté, pero si me encuentro en esa situación no me pongo quejica porque también soy parte del ‘problema’. Pero también me he cambiado de asiento o movido al que tenía libre a mi lado  para que estuviesen juntos o más cerca, respectivamente, los que se suben juntos al bus y no me ha causado ningún trauma, que yo sepa, el hacerlo.

Anuncios