Delirios de grandeza

Si hay algo que me repatea es encontrarme con gente con delirios de grandeza, por haber sido capaz de “destacar” en algo. Aunque muchas veces el termino “destacar” está ligado a la subjetividad del “individuo” en cuestión, dejando de lado la realidad.

Aunque también es cierto que todos pecamos de sabiondos algunas veces, cuando conocemos mucho o poco de un tema sin pensar en nuestro interlocutor. La sensación de grandeza es paralela a la opinión que construyen quien nos está escuchando, pudiendo ser cierta o totalmente falsa.

Los que me sacan de quicio son los que o bien ponen en duda a su interlocutor (dando por sentado que es un ignorante sin prueba alguna) o bien lo desprecian ignorándolo o bien, el peor caso, son capaces de hacer las dos cosas.

No todo lo que reluce es oro y tampoco todo lo que huele es mierda.

Anuncios