Mi opinión sobre el #nolesvotes

Primero voy a comentar, brevemenente, lo que he entendido sobre el ‘no les votes’.

¿Qué es? Un movimiento ciudadano que surge del descontento con nuestra clase política y cuyo desencadenante es la aprobación de la ‘Ley Sinde’.

¿Cuál es su objetivo? Mostrar el poder del pueblo mediante un ‘castigo’ electoral a los partidos que aprobaron dicha ley. Recordándolos que están hay por y para el pueblo y no para sus intereses (o los de gente ‘cercana’ a ellos).

¿Para cuando se llama a la ¿primera? movilización? Paras las próximas elecciones locales y autonómicas.

Seguro que me dejo algo en el tintero.

Mi opinión:

Es necesario hacer ver nuestro descontento, preocupación, anhelo, … en determinadas situaciones, mediante diversos métodos de ‘presión’ se pueden alcanzar nuestros propósitos. Se puede realizar de manera  individual o colectiva, aunque por desgracia se tiene más en cuenta a  la ‘acción’ colectiva, por eso es importante que rememos en la misma dirección. Luego está como es la naturaleza de dicha acción: pacífica o violenta. Yo me decanto por el primer tipo, siendo la violenta el último recurso. De hecho hay un cita de Leonardo da Vinci muestra claramente mi opinión, aunque la violencia no sea física como tal.

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

Como muestra ver lo sucedido en Egipto y el momento actual en Libia. El levantamiento pacífico del pueblo para derrocar a un gobierno dictatorial, donde el sector pro-regimen atacaba verbal y físicamente a sus ‘enemigos’. Salvando las distancias de la acción militar en ambos países, que conllevan a tener o no la necesidad del uso de la violencia para defenderse.

Volvamos al asunto principal. La actuación es necesaria pero más importante me parece trazar una estrategia coherente con lo que deseamos conseguir, por eso hay que analizar con detenimiento la situación actual. La necesidad puede desencadenar la pronta toma de ‘soluciones’ que nos lleven a medias a nuestra meta. Es por ello que opino que se ha cometido errores en el planteamiento de este movimiento, por ejemplo no se tuvo en cuenta la velocidad con que las cosas se pueden a llegar a ‘promocionar’ en Internet, haciendo menos necesaria la pronta y rígida organización que se ha realizado.

  1. La elección del nombre del movimiento es, en mi opinión, antiproducente porque un mal entendimiento llevaría a la abstención que es justo lo contrario de lo que se busca y nada útil para los intereses del movimiento, ya que el modelo electoral no plantea la abstención mayoritaria como una elección de voto como tal. Creo que fue Lorca quién dijo que era necesario la actuación de la juventud en la elección de nuestros gobernantes para en primer lugar poder mantener o retirar el apoyo a estos,  y asi evitar la autroproclamación como gobernantes por la abstención. No es exactamente lo que hoy, pero si se ajusta a lo que saque de las palabras de Lorca, que hoy repetidas en la radio.
  2. Añadido al nombre, viene la mala exposición de la forma de actuar. Me explico se pide que no se vote a esos tres partidos por aprobar dicha Ley. Se pide que no se vote a ninguno de ellos y se vote a las alternativas sin decirnos a cual votar, faltaría más… que un movimiento ciudadano nos tratase como borregos. Pero no ayuda a los indecisos a saber como actuar para no ser otro borrego más. Porqué ese ímpetu en favorecer el cambio y no añadir la necesidad de comparar las alternativas y su PROYECTO para así poder decidir , y saber, donde nuestro voto será más útil para tanto la meta del movimiento como la mejora de nuestra sociedad.
  3. Recalcar lo de comparar PROYECTOS para la elección de nuestra alternativa. Porque es imprescindible analizar el programa electoral, para ver además de unas buenas ideas ,para mejorar la situación y solucionar los errores cometidos, si se conoce la forma de llevar a cabo sin empeorar la situación actual.
  4. Un pequeño problema que surge en la convocatoria de acción es no tener en cuenta el poder de nuestro voto según que tipo de elección (local, regional, nacional) se realice y por tanto la influencia en disponer de una posible solución en marcha o no. Esto lo vi claramente en la exposición de un cordobés que por varios motivos no entendía porque realizar el voto de castigo en su ciudad si no era la mejor opción. Me explico: el partido que esta en el poder en Córdoba no es ni PSOE ni PP, y por supuesto tampoco CiU. Lo cual deja prácticamente sin alternativas #noslesvotes, pero si la situación de la ciudad es mala porque no admitir la posibilidad que en uno de los partidos malos (según #nolesvotes) pueda estar la solución. No es que se este yendo en contra del movimiento si este cordobés vota a uno de estos dos partidos, porque el movimiento surge por una acción del congreso y no desde su ayuntamiento. Por que negarse a ‘poder’ cambiar la situación en su localidad por mantenerse firme a favor del #nolesvotes. Porque la fuerza que ejerce nuestro voto está menos diluida en las elecciones locales, siendo menos necesario la agrupación entorno a movimiento o partido político, mientras que en elecciones regionales o nacionales si conviene remar todos en la misma dirección. Es decir, en las autonómicas si se puede actuar fervientemente con el movimiento #nolesvotes, pero sin dejar de buscar la que creamos mejor opción.
  5. Tengo que aclarar mi postura, no estoy en contra de #nolesvotes pero me niego a ser ferviente borrego del mismo, por suerte creo tener criterio suficiente para criticar y ser autocrítico. Está claro que algo así era y es necesario en España, como lo ha sido para los egipcios su levantamiento en búsqueda de la democracia, salvando las distancias de ‘poder de elección’ entre dictadura y democracia corrompida. Por eso, que el PP llame a una revolución en contra de un pésimo gobierno es intolerable por buscar en el descontento general el apoyo, que también ellos están perdiendo por oportunismo inconsecuente en diversos temas.
  6. Pienso que flaco favor hace la promoción a bombo y platillo realizada de modo borreguilal al moviemiento, como ejemplo el post de Ricardo Galli en tono sarcasmo, en mi opinión innecesario, porque los argumentos sin peso se desvanecen por si mismos.

Nada más que añadir salvo que en esta entrada no tiene referencia alguna porque unas ya tienen suficientes y otras ‘por como y con quien’ dialogan creo que merecen mutua exclusión.

Anuncios

Alex de la Iglesia

No había visto la gala de los Goya, pero gracias al blog de Rosa María Artal (ver enlace en ‘mis’ Merecen la pena) descubro el video de la despedida de Alex de la Iglesia, creo, de la dirección de su academía de cine.

Y tal discurso, me hace pensar que tal vez le quisieran utilizar como negociador para sacar adelante la famosa ley Sinde y ser utilizado como blanco de diana por la ley. Creo también que consiguio ver donde le ‘habían’ metido y lo que le esperaba, fue entonces cuando decicio cortar por lo sano.  Al menos esto es lo que un discurso asi me hace ver.

¿Va a ser la FGEE la nueva SGAE de los libros?

El otro día buscando intentando resolver mis dudas sobre programación  llegue a un blog de rebote y no pude resistirme a curiosear el contenido del blog. Al encontrarme con la entrada ” ¿Es la FGEE la nueva SGAE de los libros? “ me fue aún más difícil no leer con lo que está últimamente sucediendo en con la SGaE. El título de dicha entrada (del que saco el título para la mía) deja claro el tremendo contenido que a mi me abre más aún los ojos de lo que está sucediendo en la industria cultural de nuestro país, que se niega a admitir la necesidad de un nuevo modelo de negocio y consiguen ‘apoyo’ del ministerio de cultura.

Hace tiempo en algún lugar, que ahora mismo no recuerdo, leí una queja sobre el precio de un libro de la edición digital frente a la de papel que es prácticamente el mismo y eso que no es posible añadir los costes de imprenta (tinta, papel,…) a la versión digital. Por ejemplo, Los pilares de la Tierra, en la casa del libro, el precio de la versión formato normal dobla a la de bolsillo, mientras que esta es un par de euros. Si hacemos cuentas de la diferencia de precio entre las versiones y los costes de edición ¿significa que la mayor parte de los beneficios de la edición digital la recibe el autor? Lo dudo.

Que un servicio gratuito y en manos del estado pase a manos privadas tal cual está, implica que los costes de las gestiones realizadas se cobrarán es  entendible, pero como dice Jorge Serrano (el autor de ese artículo) si quién controla dicho importe es el mismo que impone el mismo… Y que no haya alternativa para realizar la gestión… Monopolio y probablemente la ‘perpetuación’ de una industria que se niega a renovarse.